Sell in may…

…and go away.

Seguramente hayas escuchado este dicho bursátil más de una vez. No voy a entrar en analizar los datos de los últimos ejercicios para ver si el refrán es cierto o no, supongo que lo será. Pero voy a intentar explicar las razones de porque el verano es una época especialmente volátil en los mercados.

Esta frase nos aconseja que vendamos toda, o por lo menos una parte, de nuestra cartera durante los meses estivales. La traducción sería: vende en mayo, vete lejos….pero vuelve en septiembre, y es que después del verano viene otra época que los que invierten estacionalmente también dicen que funciona: el rally de fin de año.

¿Por qué es peligroso el verano?

Los meses de verano son como cualquier otro mes, ninguna fuerza mágica hace que la bolsa tienda a comportarse peor que en invierno, pero si es cierto que se juntan una serie de circunstancias que hacen que el volumen medio baje de forma que los valores pueden ser más manipulables con menos dinero.

– Asegurar ganancias: Gestores de fondos y grandes patrimonios pueden llevar una buena rentabilidad durante los primeros meses del año y prefieren cubrirse las espaldas cuando empieza la época estival. Si van ganando un 5% hasta abril es posible que sus clientes estén bastante contentos (dependiendo del cliente) y vendiendo parte de su cartera atan esas ganancias y se quedan al margen. Luego si ven que en septiembre vuelve a animarse la cosa irán incrementando sus posiciones para dar el arreón final.

Sigue leyendoSell in may…

Los peligros de colocar stops

Usar stops puede salir caro.

Un stop es algo que colocamos como medida de seguridad, es como la red de los funambulistas, esperamos no tener que usarla, pero si algo ocurre salvaremos los muebles y no nos estamparemos contra el suelo. Los stops son una cosa que todo inversor, o trader, debe tener presente desde el primer día que empieza su andadura en los mercados financieros. Me atrevería a decir que son totalmente imprescindibles, y a no ser que sigas el buy and hold, estrictamente, siempre tienes que tener uno. Es muy importante que tengas claro donde está puesto, y que no lo modifiques hacia abajo nunca, antes de abrir la operación.

Hay dos tipos de stops:

1. Stop loss (stop de pérdidas): Cuando abrimos una operación este stop tiene que estar claro y no modificarlo. El stop loss nos va a salvar de sufrir grandes perdidas si nos equivocamos en una operación. Cuando compramos un valor ponemos un stop que va a significar la cantidad máxima de pérdida que vamos a soportar si el valor va en nuestra compra. Aquí cada cual tiene que estimar que pérdida máxima desea asumir dependiendo de su operativa y activo. Hay que gente que pone el stop a 1% del precio de compra, otros al 3%, otros al 5%. Depende mucho también de si nuestra operativa es a corto, medio o largo plazo. Conforme pasa el tiempo es aconsejable ir subiéndolo poco a poco.

Sigue leyendoLos peligros de colocar stops

Share