Diversificación temporal

Reducir el riesgo a través del tiempo

A estas alturas todos sabemos ya que la diversificación nos ayuda a reducir el riesgo total de nuestras inversiones. La forma más conocida de diversificar es a través de una cartera, no invirtiendo todos nuestros recursos en un único activo, y haciéndolo en varios lo menos correlacionados posible (distintos sectores, países, divisas), conseguimos que el riesgo asumido de la cartera descienda todo lo posible, aunque siempre va a existir un riesgo.

Hoy voy a explicar cómo podemos, además, reducir el riesgo si no concentramos todas nuestras inversiones en un determinado momento temporal, y las realizamos a través del tiempo. Imagínate que tienes una cartera diversificada pero invertiste todo tu capital en el máximo de 2007, vas a tardar años en empezar a ver la luz al final del túnel. Con la diversificación temporal esto no habría pasado.

Esta es la estrategia recomendada para un inversor que quiere disponer de un parte de su cartera en renta variable, pero que no quiere soportar el proceso de la toma de decisiones. Y aunque seas un inversor activo, al que le gusta elegir sus propias acciones, recomendaría que tengas una parte de la cartera siguiendo este modelo.

La primera variable que vamos a cumplir es la diversificación empresarial. Vamos a invertir en distintas empresas, pero como no queremos elegir, lo que vamos a hacer es replicar un índice, y como la compra y custodia de todas las acciones de un índice, y la correcta ponderación, puede salir cara, lo vamos a hacer a través de un fondo de inversión. Voy a tomar como ejemplo el Ibex35, pero si queréis difersificar geográficamente, podéis elegir un fondo que invierta de manera global.

Sigue leyendoDiversificación temporal

“La bolsa siempre acaba subiendo”

No siempre se gana a largo plazo

Una de las frases más recurrentes cuando se habla de la inversión en renta variable es la típica de “a largo plazo la bolsa siempre sube“. Esto, que puede tener algo de verdad no es siempre aplicable, así que no descuides tus inversiones pensando que algún día volverán a subir porque puedes encontrarte con desagradables sorpresas.

Mucha gente compra acciones y estas empiezan a caer (siempre pasa lo mismo, en cuanto compras caen) y nos consolamos con ir a largo plazo. Pensamos que no importa que bajen porque como son a largo plazo ya subirán. Esto en muchas ocasiones puede ser verdad pero no nos olvidemos que nuestra inversión puede sufrir más catástrofes de las que nos imaginamos. Una empresa no siempre tiene que subir a largo plazo, las empresas entran en pérdidas, en concurso de acreedores, pueden suspender pagos y por último pueden quebrar.

Es cierto que ciertas empresas dan más seguridad que otras. Existen empresas grandes con mucha historia detrás, con un buen historial de beneficios y dividendos y con un negocio que sigue creciendo y pueden, en principio, suponer una inversión más segura.

Sigue leyendo“La bolsa siempre acaba subiendo”

Share