Plan de ahorro PIAS

Siempre ha existido un temor a que cuando nos toque jubilarnos no podamos acceder a una jubilación pública que nos permita vivir sin grandes apuros. Estos miedos se agudizan en tiempos de crisis donde las arcas públicas se ven cada vez más vacías debido a la disminución de la recaudación por la menor actividad económica y al aumento de las prestaciones por desempleo.

Aunque nosotros buscamos una libertad financiera que nos permita vivir sin tener que depender del estado ni de un tercero antes y después de la jubilación, es cierto que mucha gente no ahorra/invierte, bien porque no pueden o bien porque nunca se lo han planteado, y varios años de la jubilación se empiezan a plantear contratar fondos de pensiones.

Estos Planes individuales de ahorro sistemático (PIAS) tratan de favorecer el ahorro sistemático y a largo plazo dotándolo de unas ventajas fiscales que los hacen más atractivos que los planes de pensiones tradicionales en ciertos aspectos pero también presentan ciertos inconvenientes.

Características de los PIAS

  • Es un plan asegurador, es decir se contratan con entidades aseguradoras.
  • Está pensado como un plan de ahorro sistemático. Lo que se pretende es que el titular dedique una cantidad todos los meses para crearse un capital.
  • El límite máximo de aportación anual es de 8.000 euros.
  • Nunca se podrá tener una cantidad mayor de 240.000 euros en un PIAS. Lo que nos da a entender que es un plan destinado a ahorradores de clase media que busquen simplemente un complemento a su jubilación.
  • Se puede rescatar en cualquier momento y es un producto líquido ya que la contraparte aseguradora así lo garantiza.
  • Si se recata antes de que transcurran 5 años desde la primera aportación no se disfrutan los beneficios fiscales.
  • A diferencia de las aportaciones a los planes de pensiones, no desgrava en el IRPF.
  • Sólo se puede contratar un plan PIAS por contribuyente, aunque existe la posibilidad de hacer traspaso de un PIAS a otro conservando la antigüedad.
  • Por su naturaleza de seguro de vida ofrecen un capital asegurado en caso de fallecimiento del titular.
  • La rentabilidad la ofrece la compañía aseguradora y variará dependiendo del producto donde se invierta.
  • Para disfrutar de todas las ventajas fiscales el titular del seguro debe ser el mismo que el que hace las aportaciones y el beneficiario.
  • En los PIAS la garantía es del 100%. El capital aportado está garantizado. Esto se traduce en una gran seguridad para el ahorrador pero también hace que la rentabilidad esperada sea baja.

Fiscalidad de los PIAS

La fiscalidad es el punto fuerte de este producto. Trata de ser atractivo respecto a los planes de pensiones y de inversión reduciendo la tributación en el momento en el que el participe recibe la renta de forma vitalicia.

  • Como hemos dicho antes para disfrutar de estas ventajas no se puede hacer el rescate hasta, al menos, 5 años después de la primera aportación al plan.
  • Los rendimientos que va generado el plan están exentos de tributación mientras no se rescaten. La tributación de este producto se produce en el momento en el que se recibe la renta.
  • Si el plan se rescata antes de 5 años después de la primera aportación se tributa por su totalidad al tipo vigente del rendimiento del capital mobiliario. Los planes de pensiones tributan como rendimiento del trabajo así que es un punto a favor de los PIAS.
  • Si el rescate se realiza pasados los primeros 5 años (está pensado para esto), está sujeta a tributación la cuantía cobrada anualmente como rendimiento del capital mobiliario. Pero la principal diferencia, y lo que lo hace sumamente atractivo, es que según la edad en que se rescate se aplica un porcentaje de reducción que hace que el tipo efectivo a pagar sea bastante menor que el del rendimiento del capital mobiliario. Los porcentajes a pagar son los siguientes:
  1. Un 40% si se es menor de 40 años.
  2. Un 35% si se tiene entre 40 y 49 años.
  3. Un 28% si se tiene entre 50 y 59 años.
  4. Un 24% si se tiene entre 60 y 65 años.
  5. Un 20% si se tiene entre 66 y 69 años.
  6. Un 8% si se es mayor de 70 años.

Ejemplo

Tenemos un titular de un PIAS que ha mantenido su plan activo, y aportando, durante más de 5 años. Tomamos con tipo del rendimiento del capital mobiliario el actual que está al 20%. Si se ha rescatado el plan en la actualidad y recibe una renta anual de 10.000€ va a tributar de la siguiente manera dependiendo de la edad:

Edad
Renta anual
Tipo rendimiento capital mobiliario
Total a tributar
Porcentaje aplicado por PIAS
Total a Tributar PIAS
Tipo efectivo
Menos de 40 años
10.000€
20%
2.000€
40%
800€
8,00%
Entre 40 y 49 años
10.000€
20%
2.000€
35%
700€
7,00%
Entre 50 y 59 años
10.000€
20%
2.000€
28%
560€
5,60%
Entre 60 y 65 años

10.000€
20%
2.000€
24%
480€
4,80%
Entre 66 y 69 años
10.000€
20%
2.000€
20%
400€
4,00%
Más de 70 años
10.000€
20%
2.000€
8%
160€
1,60%

Hay que tener muy claro que estos tramos de edad se refieren a cuando se rescate el plan y se cobre la primera prestación, aunque luego cobremos durante años y tengamos más edad. Como podemos ver el porcentaje aplicado dependiendo de la edad nos deja un tipo efectivo muy inferior el tipo ordinario del rendimiento del capital mobiliario y es más bajo según nuestra edad es mayor. Podemos llegar a tener un tipo efectivo del 1,6% si nuestra edad supera los 70 años lo que es una fiscalidad muy favorable.

Entonces lo que está claro es que este producto será más eficaz si lo mantenemos el tiempo necesario (más de 5 años) y será mejor cuanto más retrasemos su rescate.