Renta fija

Se llaman activos de renta fija a aquellos productos que prometen una retribución periódica fija hasta la fecha de vencimiento de la emisión. La renta fija es emitida por gobiernos y empresas como una forma de financiarse para lograr fondos para su funcionamiento e inversiones.

Las emisiones tienen un único emisor y múltiples tenedores (obligacionistas), que son todos aquellos que adquieren las obligaciones.

Podemos distinguir los siguientes tipos de renta fija.

*Por el emisor

  1. Deuda pública: Emisiones de deuda emitidas por el Gobierno, organismos públicos y las Comunidades Autónomas. Suelen ser consideradas, en condiciones normales, como el activo más seguro y es por eso que su retribución es más baja que la renta fija privada.
  2. Deuda corporativa: La emiten las empresas para financiarse a un determinado tipo de interés, puede ser más beneficioso para ellas que lograr un préstamo bancario.

*Por la duración

  1. Corto plazo: emisiones que tienen un vencimiento inferior a los 2 años. En la deuda emitida por el Gobierno tenemos las letras del Tesoro. No suele existir deuda privada tan a corto plazo.
  2. Medio plazo: emisiones que tienen una vida a partir de 2 e inferior a 10 años. Los bonos del Estado pueden ser de 2, 3 y 5 años.
  3. Largo plazo: aquellas emisiones que tienen un periodo de duración a partir de 10 años. Las Obligaciones del Estado pueden tener una duración de 10, 15 y 30.

Las emisiones de deuda dan mayor interés, a igualdad de condiciones, cuanto más falte para su vencimiento. La deuda pública a largo plazo se paga mejor que la de corto plazo, es lógico ya que se está pagando más por tener durante más tiempo el capital del obligacionista.

*Por tipo de cupón

  1. Fijo: La emisión paga un tipo de cupón fijo durante toda su vida útil. Por ejemplo, una emisión al 5% con vencimiento a 5 años, siempre pagará un cupón del 5% anual sobre el nominal.
  2. Variable: Se paga un cupón vinculado a algún indicador conocido. Por ejemplo, un emisión al EURIBOR + 2% con vencimiento a 5 años, pagará un cupón del 2% + EURIBOR a 1 año, por lo que variará dependiendo del tipo de interés ya que este afecta directamente sobre el EURIBOR.
  3. Cupón 0: Esta emisión no paga cupones durante su vida y paga el nominal total cuando vence. Se encuentra la rentabilidad entre la diferencia entre el nominal y el precio de compra.

Entendiendo su funcionamiento

La renta fija, aunque asegure el cobro de un cupón y la devolución del nominal al vencimiento de la misma, puede sufrir fluctuaciones en su precio ya que cotiza en un mercado secundario.

Esto da la posibilidad a los obligacionistas de poder vender los títulos antes de su vencimiento a cualquiera que esté interesado en su compra. Y da la posibilidad a los interesados en su compra de poder comprarla más allá del momento de la emisión de la misma.

Dado que el precio de la emisión puede subir o bajar, podemos encontrarnos que nuestros títulos de renta fija en un momento determinado valgan menos o más que en el momento de la compra. Es responsabilidad del obligacionista decidir qué hacer con ellos ya que existe la posibilidad de venderlos, comprar más o esperar al vencimiento.

Hay que tener claro que en condiciones normales, siempre que el emisor no se declare en suspensión de pagos, al vencimiento de la deuda se va a recibir el nominal integro.

La TIR

La TIR es la tasa interna de retorno que vamos a conseguir al hacernos con un activo de renta fija. Es decir, el interés anual que vamos a cobrar por los títulos si se aguantan hasta el vencimiento.

Cuanto mayor sea la TIR más atractiva resultará una emisión ya que recibiremos un interés mayor, pero si tiene una TIR mayor es porque el mercado considera que tiene más riesgo que otras emisiones. Como se ha visto otras veces, la rentabilidad siempre va relacionada con el riesgo.

Vamos a observar distintos escenarios y cómo afecta a la TIR.

Cuando el precio del título es igual al nominal la TIR es igual al interés.

Cuando el precio es más bajo que el nominal la TIR será mayor que el interés inicial. Esto se debe a que recibimos un interés fijo sobre el nominal, pero nosotros hemos pagado menos que el nominal por cada título, por  lo que para nuestra inversión el interés supone un mayor porcentaje. Al vencimiento recibiremos el importe nominal por cada título y no lo que hemos pagado.

Cuando el precio es más alto que el nominal la TIR será menor que el interés inicial. Esto se debe a que recibimos un interés fijo sobre el nominal, pero nosotros hemos pagado más que el nominal por cada título, por  lo que para nuestra inversión el interés supone un menor  porcentaje. Al vencimiento recibiremos el importe nominal por cada título y no lo que hemos pagado.

El precio de los activos de renta fija varía en función de la variación de los tipos de interés, la solvencia del emisor, las perspectivas económicas…etc. La variación del precio hace que varíe la TIR. Hay que tener claro que si nos encontramos una TIR muy atractiva es porque existe un riesgo mayor que en otras emisiones similares.

Muchos inversores buscan emisiones que reporten una buena TIR y  con precios inferiores al nominal que puedan revalorizarse con el tiempo para poder salir con beneficios sin esperar al vencimiento.

Fiscalidad

Los cupones cobrados por la tenencia de titulos de renta dija tienen la consideración de rendimientos del capital mobiliario, por lo tanto están sujetos a una retención del 21% a cuenta del I.R.P.F.

En la declaración de la renta, dichos rendimientos tributan al tipo fijo del 21% los primeros 6.000 euros anuales, al 25% entre 6.001 y 24.000 euros y al 27% a partir de 24.001 euros.