La liquidez es imprescindible

La liquidez es un requisito más.

Una pregunta típica que se hace es ¿en qué te fijas para realizar tus inversiones? Dependiendo nuestra filosofía de inversión la respuesta variará. Si invertimos por fundamentales y a largo plazo la respuesta se basará en las cuentas de la empresa y en sus expectativas. Si invertimos guiándonos por el análisis técnico la respuesta será que compraremos en soportes y pensaremos en salirnos cuando la figura observada se agote.

Yo invierto de las dos maneras. Tengo una cartera de largo plazo basada en fundamentales y tengo una cartera a más corto plazo con la que opero en días o semanas, el intradía no es mi campo. Pues bien en las dos tengo claro que uno de los requisitos que tiene que cumplir el valor es la liquidez. No opero en una empresa, por muy buena pinta que tenga, si no me garantiza poder entrar y salir al precio que tengo marcado. Una de las cosas más importantes es poder lanzar ordenes a mercado y tener una probabilidad muy alta de que se te va a hacer todo al mismo precio, si se hacen varias operaciones a varios precios vamos a pagar más comisiones, sobretodo en la bolsa española.

Me da igual que haya una empresa con una pinta increíble que no entraré en ella si no tiene la liquidez suficiente. No entro en empresas si pienso que tendré alguna dificultad en salir. Lo estamos viendo en algunas empresas del MAB, empresas que pueden resultar atractivas por modelo de negocio, pero que tienen una liquidez ridícula. ¿Por qué voy a entrar en una empresa si luego a lo hora de realizar beneficios o cortar perdidas no voy a poder realizarlo en el nivel que quiero? Igual me pierdo buenísismas oportunidades pero esto es básico para mí.

¿Qué liquidez es suficiente para invertir sin riesgos en un valor?

Esto es una gran pregunta y que variará dependiendo de nuestros módulos de inversión. Evidentemente la liquidez que necesitamos si invertimos 1.000€ no es la misma que la liquidez que necesita un fondo de inversión que invierte millones de euros en cada operación. Como doy por hecho que ningún gestor de grandes fondos me está leyendo, y si me está leyendo ya tendrá idea de que liquidez necesita para sus operaciones, voy a tomar a un pequeño inversor. Yo no suelo invertir en empresas que hacen un volumen de menos de 5-10 millones de euros de media diaria y esto tirando por lo bajo. Sinceramente me encuentro mucho más cómodo con valores que hacen a partir de 30-50 millones de euros de volumen diario, en estas empresas cuando queramos tomar la salida siempre nos van a ofrecer contrapartida a cualquier precio. No me vais a ver en empresas del MAB, por ejemplo, que a veces no mueven ni 50.000 euros diarios.

Aquí cada cual que busque su nivel para tomarlo de requisito. Los míos son que tenga unas buenas cuentas, buenas expectativas de beneficios, buen gráfico y que mueva al menos 5 millones de euros al día.

La liquidez que tenga una acción también influye en mi manera de invertir, puedo invertir módulos más grandes en acciones con mucho volumen y módulos más pequeños en acciones con el volumen mínimo (5 millones). Esto es fácil de entender: estoy más tranquilo invirtiendo 20.000€ en un valor que mueve 200 millones de euros al día que invirtiendo 10.000€ en una acción que mueve 5 millones de euros.

Ventajas de los valores líquidos.

  • Los valores con mucha liquidez siempre te van a ofrecer contrapartida el precio que te hayas marcado. Observa como en el Santander hay posiciones en todos los precios prácticamente. Si un valor tiene poca liquidez igual no hay nadie vendiendo al precio que quieres comprar o comprando al precio que quieres vender y tu operación ya no es como la habías calculado.
  • Los stops funcionan mucho mejor en valores muy líquidos. Tienes un stop de beneficio o de perdidas en un precio determinado y con orden limitada, cuando el precio de la acción toque ese nivel se ejecutará sin problemas en un valor liquido. En un valor ilíquido pueden pasar muchas cosas y todas malas para ti: puede no haber contrapartida, que el precio siga bajando y no poder venderlas, puede realizarse la operación en varios precios por lo que pagarás más comisiones, puedes vender una parte de las acciones y tener que quedarte con las demás.
  • Los valores líquidos no lo son por casualidad, las empresas más grandes son las más liquidas, esto se retroalimenta y los especuladores las utilizan para realizar sus operaciones. Siempre hay más dinero dispuesto a entrar en estas empresas que en empresas más pequeñas y más arriesgadas. Esto hace que los valores más líquidos tengan menos volatilidad, a un valor ilíquido se le puede mover con poco dinero y esto unido a la ineficiencia de los stops nos puede hacer un gran destrozo en nuestra cartera.