Derechos de suscripción

En una época donde las ampliaciones de capital están a la orden del día en la mayoría de las compañías cotizadas en bolsa es importante saber que son y para que sirven los derechos de suscripción. Estas ampliaciones se hacen porque se necesita capital para acometer nuevas inversiones, o compras, y últimamente se hacen para poder mantener un dividendo elevado pero que es totalmente ficticio.

Las ampliaciones que se realizan teniendo en cuenta a los accionistas actuales se hacen mediante derechos de suscripción para darles la oportunidad preferente de aumentar su participación. Tienen la preferencia para la suscripción porque la ampliación se hace a través de derechos de suscripción y son los accionistas los que los reciben en primer lugar, por lo tanto si no los venden pueden acudir a la ampliación desde un primer momento sin tener que realizar ninguna acción más.

¿Qué es un derecho de suscripción?

Un derecho de suscripción es un titulo que se le da a cada accionista, la cantidad a recibir varía dependiendo la cantidad de acciones que tiene cada uno. Normalmente se da un derecho de suscripción por cada acción, por lo que si tienes 1.000 acciones de una compañía te corresponderán 1.000 derechos de suscripción. Cada ampliación es diferente y según la necesidad de capital que tenga la empresa los derechos tendrán un valor u otro, también los derechos necesarios para conseguir una acción nueva será diferente. Que para conseguir una acción nueva sean necesario 10 derechos o 20 lo decidirá la empresa antes de que empiece el periodo de la ampliación.

Tipos de ampliación de capital con derechos de suscripción:

  • Las nuevas acciones se suscriben sólo con derechos. Las nuevas acciones se canjean por derechos, en la proporción que la empresa decida. Esta proporción depende de la cantidad de nuevas acciones que desee emitir la empresa y de la cotización de sus acciones. Los derechos se negocian durante un par de semanas en el mercado secundario para que se puedan comprar y vender. Una modalidad muy extendida en los famosos scrip dividend donde la empresa crea más acciones para dar la sensación de que reparte un dividendo mayor del que da.
  • Las nuevas acciones se suscriben con derechos y efectivo. En ocasiones, suele ser cuando la empresa necesita capital para inversiones, la ampliación se apoya en un sistema mixto de derechos y efectivo como la próxima ampliación del Banco Sabadell. Busca incentivar a los accionistas actuales para que suscriban más aportando más dinero con el pretexto de que las acciones les van a salir más baratas ya que parte se paga con derechos. Por ejemplo si tienes mil derechos y para conseguir una acción nueva necesitas 10 derechos y 1 euro, la compañía te lo vende como que puedes acudir a la ampliación al precio de 1€ y por lo tanto tienes un descuento y esto lo hacen explicando que por el derechos no has pagado nada por lo tanto es un “regalo”.

El derecho de suscripción se resta de la cotización

Lo que no explican, porque no les interesa, es que el valor de cada derecho de suscripción se resta de la cotización de la acción justo en el momento en que empiezan a cotizar. Si tienes 1.000 acciones a 2€ y te corresponden 1.000 derechos que van a empezar a cotizar en 0,10€. Antes tenías 1.000 acciones con valor de 2 euros (2.000 euros) y ahora tienes 1.000 acciones con valor 1,90€ y 1.000 derechos con valor 0,10€, así que en total sigues teniendo 2.000€.

Así que si para ir a la ampliación tienes que aportar 9 derechos y 1 euros en efectivo, en realidad no estás comprando con ningún descuento, estás pagando 1,90€ que es el precio actual de las acciones. Mucho ojo con esto porque para que las ampliaciones sean un éxito las oficinas bancarias (actualmente las del Sabadell) están utilizando el argumento de que los derechos son un regalo y por lo tanto no significan nada para el accionista, los derechos valen dinero así que hay que tenerlos muy en cuenta.

Me parece lamentable la actitud del Banco Sabadell en cuestión (aunque antes fueron otros) intentando convencer a los accionistas, no olvidemos que muchos vienen del canje por las preferentes, de que es bueno que metan más dinero ya que el descuento es suculento y además recomiendan encarecidamente acudir a la ampliación ya que tienen que cumplir objetivos. ¡No hay descuento! y nos encontramos a mucha gente que tienen acciones del banco sin quererlas y que van a suscribir todavía más, si ya es malo de por sí una ampliación de capital van y aportan más dinero.

Y sigo pensando que el Banco Sabadell sigue siendo una buena inversión a largo plazo y que todas las compras que ha hecho durante la crisis, y ahora esta del banco británico TSB, van a hacer crecer su negocio y sus cuentas se van a ver muy favorecidas, como defendí en esta entrada. Pero una cosa es la ampliación, que puede salir bien, y otra aprovecharse del desconocimiento que la gente muestra con los derechos de suscripción. Sólo hay que tener clara una cosa: si los derechos de suscripción tienen un valor monetario nunca pueden ser un regalo del banco ¿Cuando un banco ha regalado algo de valor?