Aspectos a tener en cuenta al adquirir deuda corporativa

Préstale tu dinero a las empresas.

La renta fija puede resultar bastante aburrida, a mi me lo parece, pero es innegable que una parte de nuestra cartera tiene que estar en este tipo de activos. No podemos poner todos los huevos en la renta variable porque si la cesta se cae se rompe toda nuestra cartera. El porcentaje de la cartera a destinar a renta fija depende de cada cual y del nivel de riesgo que quiera asumir.

La deuda corporativa tiene el atractivo frente a la deuda pública en que suele ofrecer más rentabilidad que esta. Esto es debido a que se supone, y en los últimos tiempos es mucho suponer, que un estado tiene más capacidad de pago que una empresa y por lo tanto ofrece una mayor seguridad de cobro al tenedor de la deuda. A mi particularmente no me gusta mucho la deuda pública porque considero que la rentabilidad ofrecida es baja para la seguridad que ofrecen. O compras deudas de países muy seguros por lo que la rentabilidad que te van a dar es posible que esté por debajo de la inflación (el caso por ejemplo de Alemania que durante mucho tiempo ofrecía tipos de interés negativos), o compras deuda de países con problemas pero que bajo mi punto de vita ofrecen una rentabilidad que no compensa el riesgo de sufrir una quita.

Por ejemplo, cuando España estaba al borde de default en medio de la crisis su deuda podía arrojar una TIR del 5% o 6%, sinceramente me parece un interés bajo para ese nivel de riesgo. Esa rentabilidad se puede conseguir en emisiones de renta fija corporativa y en empresas que en principio no tienen que tener ningún problema en pagar.

Voy a describir en que me fijo yo, y que requisitos tiene que cumplir una emisión de deuda para que me interese por ella.

Emisor: Lo principal, ¿quien emite esta deuda? ¿Quien responde a sus pagos? El emisor tiene que ser de calidad. Nunca compres deuda de una empresa que no conozcas, le estás prestando dinero a una empresa para que lo utilice para su actividad. ¿No crees que debes conocer a quien le dejas el dinero y para que lo va a utilizar?.

Mira sus fundamentales, comprueba que durante bastantes años ha ido teniendo beneficios continuadamente. También es bueno mirar su nivel de deuda existente. Puedes utilizar el ratio Gearing (net debt to equity ratio) para determinar cuanta deuda tienen respecto a su valor total. Estaremos más tranquilos teniendo deuda de una compañía que ha tenido beneficios y que su nivel de deuda sea bajo. Es cierto que no todos los sectores son iguales y que en ciertos negocios los niveles de deuda son más aceptables que en otros, filtra también por sectores y elige aquellos que tengan buenas perspectivas.

No todo es el cupón que vayan a pagar o la T.I.R. que arroje una determinada emisión. La pregunta fundamental es ¿te fías de esa empresa?.

La T.I.R.: T.I.R. significa tasa interna de retorno, y sirve para conocer que rendimiento vamos a conseguir de una emisión de deuda. Este rendimiento depende del precio al que la compres. Una emisión de deuda reparte un cupón periódico en los plazos estipulados y devuelve el capital nominal a la finalización de la misma.

Pongamos un ejemplo que seguro que se entiende mejor. Vamos a suponer que Repsol emite deuda a 5 años con un cupón del 5% y cada valor de la deuda tienen un nominal de 1.000 euros. La siguiente tabla nos índica el flujo que va a sufrir la emisión. Si suscribimos en el mercado primario la T.I.R. que vamos a tener va a coincidir con el cupón que paga la deuda, en este caso el 5%.

 

Flujo

Compra deuda

-1.000

Cupón primer año

+50

Cupón segundo año

+50

Cupón tercer año

+50

Cupón cuarto año

+50

Cupón quinto año

+50

Devolución nominal

+1.000

Pero las emisiones de deuda corporativa se negocian en mercados secundario (en España el SEND) y pueden variar de precio. Por lo tanto podemos comprar a menos o más de los 1.000 euros a los que se emitió. Por lo tanto si alguien vende en el mercado secundario a 950 euros y  la compramos, nuestra T.I.R. va a ser superior al 5%. Esto es debido a que la emisión va a seguir pagando los cupones establecidos (50€ en el ejemplo) y devolverá el nominal al que se emitió (1.000 euros), pero como nosotros sólo hemos pagado 950€ por ella el rendimiento que recibiremos será mayor.

A grandes rasgos comprando deuda por debajo de su nominal la T.I.R. será mayor que el tipo de interés que paga, y comprando a mayor precio que el nominal la T.I.R será menor. Por lo tanto si vamos a adquirir deuda en el mercado secundario tenemos que fijarnos en la T.I.R. y no en el cupón.

Yo me marco una norma que es que para que me interese la T.I.R. tiene que estar por lo menos 1 punto por encima que la deuda pública española en el mismo espacio de tiempo. Por ejemplo si ahora España paga un 4% en los bonos a 10 años, no me interesa deuda corporativa a 10 años con una T.I.R. por debajo del 5%.

El precio: El precio al que adquiramos la emisión va a definir la T.I.R.. Hay que gente que compra deuda corporativa cuando está barata sin importarles la T.I.R. porque su única idea es venderla cuando se recupere y ganar la diferencia. Yo esto no lo hago porque si quiero tradear con una compañía lo hago sobre sus acciones en la renta variable que además seguro que tienen mayor liquidez y posiblemente el movimiento se va a replicar tanto en las acciones como en la deuda de la compañía.

Nunca compro acciones por encima de un precio de 100 (valor nominal), esto es una manía mía que puede que haga que me pierda buenas oportunidades, pero lo que consigo con esto es darle más margen de subida al valor. No compro deuda con la intención de tradear con ella, pero no quiero quitarme esa posibilidad si en un momento dado subiera tanto que me convenga más venderla que mantenerla, y existen más posibilidades de que suba más si el precio es menor al nominal.

Además en algunas emisiones la entidad que la emite puede amortizar a su conveniencia cuando quiera y si compramos a un precio superior a 100 cabe la posibilidad de que amorticen poco después y nos perjudiquen.

Por tanto emisor, T.I.R. y precio son las tres cosas que tenemos que tener en cuenta. Iré publicando entradas de emisiones que me vayan pareciendo interesantes.