Acudir a una OPV

El peligro de suscribir acciones.

Que salga una nueva empresa a cotizar en bolsa siempre es una muy buena noticia ya que, a nosotros los inversores, se nos abren nuevas posibilidades de inversión tan fáciles de realizar como hacer un click en la página de nuestro broker. En Estados Unidos hay OPV’s continuamente ya que es un mercado mucho más grande y propenso a este tipo de operaciones, pero en España una nueva OPV siempre es motivo de celebración. Las empresas españolas, en una mayor parte, siguen siendo reticentes a su salida a bolsa. Hay grandes empresas españolas, como la primera cadena de distribución Mercadona que no cotiza en bolsa, o por ejemplo gigantes como El Corte Inglés, esto sería raro en otros países.

Puede ser la mentalidad de los empresarios que ven que ceder parte del capital al mercado les quita parte del control de la sociedad. El mercado español es pequeño y no hay demasiadas empresas cotizando si lo comparamos con otros países similares, así que una nueva empresa en la bolsa es una alegría.

¿Por qué una empresa sale a bolsa?

Una empresa sale a bolsa para buscar financiación a cambio de ceder parte de su capital para que nuevos inversores formen parte de él. La empresa puede realizar una ampliación de capital para dar cabida a la demanda de títulos o ceder parte de las acciones que ya tienen vendiendo parte de las suyas. Con una ampliación de capital la empresa capta recursos para poder financiar sus nuevos proyectos. Además que una empresa cotice en bolsa le da una imagen de seriedad y transparencia frente a las que no cotizan, esto es debido a que para poder cotizar tienen que cumplir una serie de requisitos de información. Es decir, una empresa que cotiza en bolsa tiene que rendir cuentas al mercado cada 3 meses a través de comunicaciones al órgano regulador.

Algunas empresas que están de moda en un determinado momento pueden buscar en la salida a bolsa el momento adecuado para que los propietarios puedan vender parte de su participación a un buen precio.

¿Hay que acudir a una O.P.V.?

Parece una obviedad pero algunas OPV’s salen bien y otras no tanto. Cuando una empresa sale a bolsa el precio inicial se fija en una horquilla y dependiendo de la demanda el precio puede variar dentro de esa horquilla. Si hay mucha demanda el precio será mayor y si hay poca el precio será menor, pero ya sabemos que el precio de una acción no siempre recoge el precio correcto de una empresa. En los primeros días después de empezar a cotizar el movimiento en estas empresas suele ser muy alto y la volatilidad elevada, esto suele ser aprovechado por los traders a corto plazo para aprovecharse de la indecisión del mercado. A largo plazo podemos esperar que el mercado valore adecuadamente a la compañía pero en los días siguientes a su salida los bandazos están asegurados y hacer que el que suscribió en la OPV pierda dinero.

Yo por esta circunstancia nunca acudo a la OPV’s y ni siquiera compro en los primeros días, me suelo esperar un par de semanas a que el volumen y la volatilidad se estabilicen y entonces podré fijar un precio que considero adecuado. No es difícil observar salidas a bolsa que en el primer día suben o bajan más de un 10%, esto es una locura que puede salir bien o no pero el riesgo es alto.

Luego están las OPV’s de la empresas de “moda”. Califico empresas de moda a empresas que han tenido un gran éxito por un producto hace poco tiempo y que enseguida empiezan sus trámites para salir a bolsa. Esta vez voy a poner un ejemplo muy claro: King. King es la empresa responsable del gran éxito Candy Crush Saga, una empresa de software que ahora es multimillonaria gracias a un golpe de suerte o no, recordemos que juegos “parecidos” a ese existían desde hace años y por circunstancias no consiguieron triunfar en la misma medida. La empresa ahora vale miles de millones y sus dueños se apresuran a sacarla a bolsa. Cuidado con esto porque te pueden estar vendiendo la empresa en el momento más álgido, suponer que va a seguir teniendo el mismo éxito durante muchos años es mucho suponer y más en sectores tan cambiantes como la tecnología y el entretenimiento donde los gustos pueden variar de un momento a otro. Mucho ojo con este tipo de empresas, algunos meterían en este grupo a Facebook y Twitter, yo no estoy tan seguro pero si creo que se sobrevaloraron mucho en su salida a bolsa.

Sólo suscribiría acciones en una OPV si conozco muy bien a la empresa (las cuentas) y considero que el precio de salida es bueno, y desde luego no para intentar sacar beneficio a corto plazo. Suscribir porque la empresa nos suena mucho, o porque sea muy famosa sin saber realmente nada de sus cuentas siempre suele ser una mala decisión porque posiblemente salga muy sobrevalorada.