Renta 2014, variaciones patrimoniales

La renta que ahora hay que presentar, correspondiente al ejercicio 2014, es la última en la que las variaciones patrimoniales se diferencian en dos grupos: las variaciones generadas a más de un año y las variaciones generadas en menos de un año. Esta distinción que desde el primer momento, hemos considerada absurda, respondía al afán de los gobernantes de hacer ver que luchan contra la especulación.

Pero la especulación es especulación en todos los espacios temporales, ¿Quién compra un activo financiero sin la esperanza de ganar dinero? Porque especular es eso comprar y vender y sacar un beneficio de ello, y por supuesto no es nada mala ni reprochable. Especular es como cualquier otra actividad económica: pones unos recursos a trabajar (capital y conocimientos) y asumes las consecuencias de que pueda salir mal, que muchas veces sale mal, como en cualquier otro negocio.

¿Por qué es censurable comprar y vender en el mismo día y no lo es comprar y vender dentro de un año si las dos compras tienen por objetivo ganar dinero? No es censurable ninguna de las dos cosas pero son esas decisiones que los políticos toman de cara a la galería pero que saben desde el primer momento que no tienen ningún sentido. Pues bien, en un momento de lucidez decidieron suprimir esta norma para el año 2015, pero en esta declaración todavía tenemos que tenerlo en cuanta.

Variación patrimonial a más de un año

Como al vender después de un año eres un inversor y no un especulador (ironía) la tributación que tienes que soportar es la misma que con el rendimiento del capital mobiliario. Es decir:

  • Para incrementos patrimoniales de hasta 6.000€ se tributa un 21%
  • Para el tramo entre 6.000€ y 24.000€ se tributa un 25%
  • Y para las cantidades por encima de 24.000€ la tributación sube hasta el 27%

Como sabemos las cantidades ingresadas por variación patrimonial, en el caso que nos ocupa son las ventas de acciones, no soportan ningún tipo de retención a diferencia de los rendimientos del capital mobiliario (dividendos, intereses bancarios, cupones..etc.). Por lo tanto a la hora de hacer la declaración en el caso de los rendimientos del capital mobiliario ya tendremos pagados casi todos los impuestos con la retención sufrida, toda si son menores a 6.000€, pero con los incrementos patrimoniales no es así y tendremos que prever que una parte de esos beneficios los vamos a tener que abonar.

La compensación de incrementos y disminuciones del patrimonio sólo se puede hacer entre variaciones del mismo tipo, estas variaciones no se pueden compensar con variaciones a menos de un año.

Variación patrimonial a menos de un año

Cuando entre la apertura de una operación y su cierre no han pasado 365 días hacienda nos dice que ganancia/pérdida no puede ser tomada como una variación patrimonial normal y por lo tanto no puede tributar a los mismos tipos que el rendimiento del capital mobiliario. Estas variaciones van directas a la base imponible general y por lo tanto tributarán al tipo impositivo marginal. Así que dependiendo de tus demás rendimientos es posible que tributes más de un 40% por estos beneficios, la diferencia puede llegar a ser enorme

Los incrementos y disminuciones del patrimonio a menos de un año se compensan entre ellos pero no se pueden compensar con los de más de un año. Pero como hay 4 años para poder compensarse perdidas, si tenemos variaciones negativas a menos de un año y no podemos compensarlo con los beneficios de más de un año, se quedarán ahí para poder utilizarlas en los próximos tres ejercicios.

El problema de instaurar normas de cara a la galería buscando votos es que pronto se revelan como inútiles y, en el mejor de los casos, son retiradas. Dos ejercicios ha durado esta absurda ley que buscaba la aprobación popular ya que se supone que se hacía para frenar a los “malvados especuladores”, esta medida la comparo con la tasa Tobin que también se hace porque entre la gente está instaurada la creencia de que el sector financiero es el culpable de la crisis, y de paso engordamos todavía más la presión tributaria que eso siempre viene bien a los políticos. Una tasa similar a la Tobin también fue instaurada y posteriormente suprimida en algunos países al ver que los perjuicios eran más que lo recaudado.

Lo de siempre, cuando compran deuda pública a intereses paupérrimos son inversores cuando no son especuladores.