La forma de hacerse rico en bolsa

Invierte y espera a ser millonario.

Hacerse rico en bolsa es complicado, la bolsa yo la concibo para sacar una rentabilidad superior a la renta fija, pero no es imposible conseguirlo porque ejemplos hemos tenido muchos. El mundo de la bolsa, como todo mundo basado en el dinero, siempre está atrayendo a gente con la esperanza de pegar el próximo pelotazo y convertir sus 5.000€ en un millón y retirarse. La gente siempre está dispuesta a invertir su dinero en cualquier empresa que tenga esperanza de multiplicar su precio por cientos. Estas empresas existen pero, es evidente, que es difícil acertar a la hora de comprar y, sobretodo, a la hora de vender. Para buscar la inversión que nos haga millonario nos podemos fijar en dos tipos de empresas.

1. Empresas que valieron mucho y ahora no valen nada.

Empresas que antaño eran grandes, tenían buenos beneficios pero que ahora no valen prácticamente nada. En este grupo podemos encontrar empresas que en la actualidad están prácticamente en quiebra. El pensamiento del inversor que piensa hacerse rico con estas empresas es el de: antes valían mucho y ahora no valen casi nada, seguro que dentro de un tiempo vuelven a valer muchísimo. Bien, es un razonamiento muy pobre, pero que curiosamente tiene muchos adeptos, porque si el mercado las valora a ese precio es porque no existe ninguna expectativa de que vaya a ser lo que era. Hay que partir de la base de que el mercado no es tonto, si valora la acción de una empresa en 0,05€ no es porque todos los demás sean idiotas y tú muy listo por que la vas a comprar, sino porque hay un riesgo extremo de pérdida total del capital. Por lo tanto puedes comprar acciones de esa empresa y que efectivamente suban mucho y te retiren, pero las probabilidades son muy pocas y el riesgo extremo.

Pueden estar bien para buscar una revalorización muy grande en poco tiempo, y cómo normalmente valdrán céntimos los rumores que la muevan harán que el porcentaje sea muy alto, pero aquí no estamos hablando de eso, estamos hablando de convertirnos en millonarios. ¿Que alguna puede remontar y multiplicar su precio por 1.000? Pues si, la posibilidad existe, pero el riesgo asumido no compensa las posibilidades de éxito.

2.Empresas en sectores emergentes que protagonicen el próximo boom.

En otra palabras: encontrar a la próxima Apple. Suelen ser empresas que están comenzando (o no) pero que están en un sector con mucho potencial. Normalmente son empresas tecnológicas o farmacéuticas que tienen entre manos un medicamento revolucionario que va a cambiar la forma de curar alguna enfermedad (o eso se espera). Las cotizaciones de estas empresas se mueven a golpe de rumor y la variación diaria puede ser de vértigo, tanto al alza como a la baja, pero cuando los resultados empiezan a ser positivos y el mercado empieza a reconocerlas pueden volar, y eso es lo que buscamos.

Aún siendo una inversión arriesgada prefiero este tipo de posiciones, en empresas de sectores emergentes y que pueden aportar algo nuevo al mundo aunque las posibilidades de éxito sean pocas, que a las mencionadas en el primer grupo.

Has encontrado a la empresa ideal: ahora toca paciencia.

Demos por hecho que has encontrado una empresa con un potencial tremendo y que has entrado a muy buen precio, !esta es la operación que por fin te va a retirar¡, siempre que dispongas de la paciencia adecuada. Cuando una empresa empieza a subir de forma espectacular el inversor se enfrenta a dos retos que tendrá que superar para lograr su objetivo de ser millonario.

  1. Ser capaz de aguantar las ganancias. Esto es fundamental, si realmente queremos que una inversión nos llegue a retirar hay que soportar el riesgo (y no es fácil) de que la cotización se de la vuelta y perdamos todo lo que íbamos ganando. ¿Serías capaz de aguantar un 100% de ganancia sin ponerte nervioso y sin pensar en vender? ¿Y un 500%? ¿Y un 3.000%? Si, porque si estamos en una empresa desde los infiernos hasta el mismísimo cielo vamos a pasar por todas estas rentabilidades y nuestra cabezita nos va a bombardear con que vendamos y aseguremos lo ganado. Eso está muy bien, pero si el objetivo es mayor tenemos que aprender a controlar nuestros sentimientos y seguir el plan establecido.
  2. Ser capaz de aguantar los recortes. Los precios no suben en vertical, no siempre al menos, si no que a las subidas les siguen recortes. En cada recorte vamos a pensar que el precio ha tocado techo y que vamos a perder todo lo subido. Y es verdad que un día uno de esos recortes será el de verdad, pero saber cuando va a ser parece muy difícil de predecir.

Por lo tanto lo ideal es marcarse un plan e ir haciendo pequeñas ventas durante la subida pero manteniendo la mayor parte de las acciones para que pueden seguir aprovechando la tendencia. Ya se que me vas a decir que esto es muy complicado, ya lo sé. Es muy difícil acertar y es muy difícil luego soportar la presión de la subida, pero existe la posibilidad de hacerse rico en esto.

Ponemos como ejemplo a la empresa más famosa del mundo: APPLE. Vamos a observar un gráfico que nos muestra la evolución de la cotización de Apple desde hace años. Vemos como en 1.998 podíamos haber comprado a 4€ y luego en 2.003 sin muchos problemas a 7€. Evidentemente aquella empresa no es la que es ahora, si lo hubiera sido no habría sido posible pillarla a esos precios, de hecho estaba pasando por dificultades. Pero siguiendo la estrategia los resultados hubieran sido los siguientes:

– Con 5.000€ comprando a 7€ en 2.003 hubiéramos comprado 714 acciones. En 2.013 Apple llegó a los 700€/acción, nuestra posición valdría 499.800€

– Con 5.000€ comprando a 4€ en 1.998 hubiéramos comprado 1.250 acciones. En 2.013 Apple llegó a los 700€/acción, nuestra posición valdría 875.000€

APPLE INC.

Y es posible que aún no haya terminado su subida, eso nunca lo podremos saber, y la estrategia habría sido vender algunas acciones en cada punto establecido. He comentado Apple pero ejemplos hay muchos. Vuelvo a repetir que esto no es tan fácil como comprar y esperar, hay que tener suerte para elegir la empresa adecuada en el momento adecuado, la sangre fría de aguantar dentro mientras sube y la paciencia de aguantar todos los años de subida sin poder tocar ese dinero.

Por lo tanto si existe la posibilidad de hacer rico en bolsa, y la posibilidad aumenta si nuestra inversión es a muy largo plazo. El trading está bien, pero lo veo como una manera de sacar pequeños beneficios pero no the big one.

De momento vamos a seguir buscando a la próxima Apple que nos retire, si sabéis cual es: ¡¡decídmelo!!