Fiscalidad de los dividendos

Camino a la independencia financiera.

El cobro de dividendos es uno de los grandes atractivos que deslumbran al pequeño inversor a la bolsa, el poder tener un retorno liquido de su inversión condiciona muchas veces la empresa a comprar haciendo descartes tomando como elemento diferenciador la rentabilidad por dividendo. No voy a hablar sobre idoneidad de elegir una empresa o no por su dividendo, aunque nunca compraría una empresa solamente por su dividendo ya que de un momento a otro lo pueden cancelar. Pero el dividendo es algo muy atractivo y si lo reinvertimos a lo largo de los años recomprando más acciones cada vez cobraremos más importe. La tan ansiada independencia financiera tiene que comenzar, obligatoriamente, por la reinversión. Hay que acumular para después disfrutar.

Pues siendo tan importantes los dividendos hay que saber que características tienen fiscalmente hablando para que luego no nos pille por sorpresa.

Los primeros 1.500€ cobrados de dividendo están exentos.

Esta es una medida para fomentar el ahorro del pequeño inversor en forma de capital de sociedades. Los primeros 1.500€ cobrados de dividendos en un ejercicio están exentos de tributación. Es decir, a la hora de que te paguen el dividendo te harán la correspondiente retención del 21%, pero luego en la declaración del I.R.P.F. te devolverán todo lo retenido. Esto es ideal para pequeños ahorradores que aún no tienen un capital suficiente para que los dividendos les supongan una gran ganancia, estamos hablando de que puedes ingresar por dividendos hasta una media de 125€ al mes sin tributar. Para cuando empezamos la fase de acumulación es perfecto porque podremos utilizar también la retención que nos devuelvan para comprar más acciones.

Es importante resaltar que para acogerse a la exención de tributación por este concepto tienes que tener las acciones dos meses antes del reparto del dividendo o dos meses después. No funciona lo que hemos pensado todos de comprar el día de antes y vender el día de después, entonces si que tendrás que tributar. Por lo que ves la exención está pensada para favorecer una inversión tranquila y a largo plazo.

Esta exención siempre estará disponible, siempre que cumplamos las condiciones de tenencia de acciones, aunque cobres más de 1.500€, a partir de esa cifra tributarán de la forma habitual.

Tributación general de dividendos.

Como hemos visto los 1.500€ estarán exentos, a partir de esa cifra los dividendos tributan como rendimientos del capital mobiliario. Y va en tramos empezando por el 21% y llegando hasta el 27%.

Base imponible Tipo impositivo
Hasta 6.000 euros 21%
De 6.000,01 a 24.000 euros 25%
Desde 24.000,01 27%

Pongamos un ejemplo para que se entienda mejor.

El señor X recibe durante el año 2014 12.000€ brutos en concepto de dividendos. De esos 12.000€ le han retenido en el momento del pago el 21% (2.520€).

Como los primeros 1.500€ están exentos, la base imponible es de 10.500€. De esta base imponible 6.000€ irán al tipo impositivo del 21% y 4.500€ al tipo del 25%.

Por lo tanto lo que el inversor tendrá que pagar de impuestos es : 1.260€ (6000 x 0,21) + 1.125€ (4.500 x 0,25) = 2.385€. Como vemos es menor que la retención que ha sufrido a lo largo del año, así que este inversor ha financiado a hacienda durante todo el año y ahora se lo tienen que devolver, sin intereses por supuesto.

¿Cuantos dividendos hay que cobrar para vivir de ellos?

Esta es una gran pregunta que se hace todo aquel interesado en vivir de las rentas. Evidentemente la contestación variará dependiendo de que estilo de vida queramos llevar. No es lo mismo aspirar a tener el suficiente dinero para estar todo el día viajando y dándose lujos, que simplemente tener un “sueldo” que nos permita vivir bien pero con la total libertad de disponer de nuestro tiempo para hacer lo que queramos.

Vamos a hacer una simulación para que se nos quede un “sueldo” de unos 2.000€ netos al mes. Hay que aclarar que es posible que los dividendos se concentren en unos meses determinados del año, lo que buscamos es una media mensual, luego nosotros tendremos la obligación de racionar ese dinero a lo largo del ejercicio.

Pues bien, para disponer de 2.000€ netos mensuales tenemos que cobrar 24.000€ netos anuales.

Base imponible

Tipo impositivo

impuestos

Neto

Impuestos acumulados

Neto acumulado

1.500€

Exenta

0€

1.500€

0€

1.500€

6.000€

21%

1.260€

4.740€

1.260€

6.240€

18.000€

25%

4.500€

13.500€

5.760€

21.240€

5.835,62€

27%

1.575,62€

4.260€

7.335,62€

24.000,00€

Por lo tanto, para obtener un rendimiento neto de 2.000€ mensuales (24.000€ anuales), tenemos que cobrar 31.335,62€ brutos de dividendos de los que pagaremos 7.335,62€ en impuestos.  Sufriremos un tipo impositivo total del 23,40% (7.335,62€/31.335,62€), cuanto más dividendos cobremos mayor será este tipo total. Esto es valido a día de hoy, como nos cambian las leyes cada dos meses no sabemos lo que nos deparará el año que viene.