Diversificación temporal

Reducir el riesgo a través del tiempo

A estas alturas todos sabemos ya que la diversificación nos ayuda a reducir el riesgo total de nuestras inversiones. La forma más conocida de diversificar es a través de una cartera, no invirtiendo todos nuestros recursos en un único activo, y haciéndolo en varios lo menos correlacionados posible (distintos sectores, países, divisas), conseguimos que el riesgo asumido de la cartera descienda todo lo posible, aunque siempre va a existir un riesgo.

Hoy voy a explicar cómo podemos, además, reducir el riesgo si no concentramos todas nuestras inversiones en un determinado momento temporal, y las realizamos a través del tiempo. Imagínate que tienes una cartera diversificada pero invertiste todo tu capital en el máximo de 2007, vas a tardar años en empezar a ver la luz al final del túnel. Con la diversificación temporal esto no habría pasado.

Esta es la estrategia recomendada para un inversor que quiere disponer de un parte de su cartera en renta variable, pero que no quiere soportar el proceso de la toma de decisiones. Y aunque seas un inversor activo, al que le gusta elegir sus propias acciones, recomendaría que tengas una parte de la cartera siguiendo este modelo.

La primera variable que vamos a cumplir es la diversificación empresarial. Vamos a invertir en distintas empresas, pero como no queremos elegir, lo que vamos a hacer es replicar un índice, y como la compra y custodia de todas las acciones de un índice, y la correcta ponderación, puede salir cara, lo vamos a hacer a través de un fondo de inversión. Voy a tomar como ejemplo el Ibex35, pero si queréis difersificar geográficamente, podéis elegir un fondo que invierta de manera global.

Aquí hago un inciso para recalcar que, como esta es una estrategia a muy largo plazo, tenemos que elegir siempre un fondo de inversión que tenga pocas comisiones, o por lo menos menos que la media. Aquí desgraciadamente no existe Vanguard.

La manera de actuar es la siguiente: Todos los meses (o cualquier periodicidad que prefieras) metemos una cantidad de dinero al fondo, sea cual sea el precio al que este. De este modo cuando el índice esté más bajo compraremos más participaciones con el mismo dinero, y cuando esté más alto compraremos menos. Nos hacemos con más participaciones cuando el índice está más barato. Este plan no se para nunca, por muy bajo que esté el índice. Es precisamente cuando el índice esté más bajo y parezca que estamos haciendo una mala inversión cuando debemos mantenerlo porque son las participaciones que más rédito nos van a dar en el futuro cuando las cosas vuelvan a su cauce.

Este plan se puede llevar de dos formas.

1. Todos los meses la misma cantidad. Esto es lo más sencillo, ya que ni siquiera tienes que mirar las cotizaciones. Das orden a la gestora de que todos los meses te pasen por la cuenta bancaria la misma cantidad para suscribir participaciones y te olvidas. No tendrás que hacer nada. Quizá lo mejor de este método es que al pasarte el cargo tu no decides nada y la psicología del inversor queda fuera de la ecuación.

2. Variar la cantidad según la cotización del índice. Esto es más complicado porque hay que mirar en el momento de la suscripción la cotización del índice y variar el importe a ingresar.Este es el método que uso yo, y te explico cómo lo hago.

Tengo una cantidad base para suscribir al mes (X€), y divido el gráfico del IBEX35 en cuatro partes iguales (horizontalmente). Para esto utilizo un gráfico de 10 años y velas semanales, marcando la parte alta del canal en el máximo y la parte baja en el mínimo. La idea es suscribir la cantidad base X€ e ir aumentando la cantidad conforme la cotización sea menor. Lo que conseguimos con este método es ponderar cada vez más cuando el precio sea menor. Con esto me cargo de muchas más participaciones cuando el precio es bajo.

En la primera zona invierto X€, en la segunda X*1,50€, la tercera X*2,00€ y la cuarta X*2,50€.

Voy a intentar explicarme mejor con la imagen del gráfico. Vamos a suponer que nuestra cantidad base es de 50€.

IBEX35estrategiafondo

Si el máximo o el mínimo se rompen durante el año en curso seguimos manteniendo la cantidad inicial (ya sea la zona 1 ó la 4), y reharemos el gráfico cuando comience un nuevo ejercicio.

Esta estrategia es muy sencilla pero es muy eficaz en el largo plazo. Y aunque tu sistema de inversión sea otro totalmente contrapuesto, siempre es bueno tener una parte de la cartera trabajando de esta forma.

La cantidad es lo de menos, tanto si puedes 20€ como si puedes 300€. Lo importante es permanecer constante, aunque la cantidad sea pequeña, ten en cuenta que lo que parece poco dinero ahora puede ser mucho dentro de algunos años.