¿Cómo hay que diversificar?

¿Hasta que punto hay que diversificar?

La diversificación como he comentado en otras ocasiones es la mejor amiga de nuestra cartera, somo no sabemos como se va a comportar la bolsa en el futuro la diversificación nos servirá de red para no estrellarnos contra el suelo. Con la diversificación reducimos el riesgo total de nuestra cartera y ayudamos a preservar el capital en caso de que las cosas vengan mal dadas. Es evidente que si supiéramos lo que va a hacer cada una de las empresas que cotizan en bolsa la diversificación no tendría sentido, lo más conveniente sería invertir todo nuestro capital en la empresa que más vaya a subir y esperar a que lo haga. Pero seamos claros, nadie sabe a ciencia cierta como se va a comportar un mercado o una acción determinada, y el que os diga que si y os prometa rentabilidades está mintiendo.

Así invirtiendo en diferentes empresas, diferentes sectores y diferentes países reducimos el riesgo total de la cartera. Si una empresa de la que somos accionista llegara a quebrar sería un contratiempo pero no nos sacaría del mercado, perderíamos el dinero metido en ella pero seguiríamos con las demás empresas. No es difícil adivinar que pasaría si no hubiésemos diversificado, lo hubiésemos invertido todo en una única empresa y esta quiebra, o no hay que ser tan drástico simplemente con un empeoramiento de sus resultados y que baje un 50%, nuestra cartera quedaría maltrecha o directamente eliminada. Y como no sabemos lo que va a pasar hay que tomar medidas, la diversificación nos protege de nuestra ignorancia. La ignorancia no es nada malo simplemente existe y hay que gestionarla, hay cosas que no podemos saber o de las cuales no estamos seguros al 100%. La ignorancia no nos descalifica como inversores.

Pero, teniendo claro que la diversificación es imprescindible si queremos aumentar la probabilidad de seguir en este mundo, ¿cuantos activos debemos tener en nuestra cartera para una correcta diversificación?

Diversificación según el tamaño de la cartera

Hablar de diversificación es muy fácil pero es verdad que en carteras pequeñas es mucho más complicado hacer una correcta diversificación sin incurrir en gastos. Mucha gente empieza poco a poco en esto de los mercados financieros, van metiendo dinero en su cartera conforme pueden ir ahorrando y ven como poco a poco va creciendo a base de revalorizaciones y dividendos, pero es cierto que en los primeros momentos comenzar con una gran diversificación no es fácil. Si tenemos una pequeña cartera de 5.000/10.000 euros es complicado formarla para que esté compuesta de 10 valores, eso haría que cada valor tendría invertido muy poco dinero y los gastos podrían suponer bastante porcentaje respecto al total invertido.

En estos casos se puede hacer de dos formas, la primera es ir comprando poco a poco valores diferentes y no diversificar desde el primer momento. Personalmente, en la medida de lo posible, no haría inversiones por módulos menos de 3.000€, y si son 5.000€ mejor, por lo tanto se van comprando hasta llegar a esas cantidades y se pasa a otro valor. Por ejemplo si empezamos nuestra cartera con 10.000€ en un primer momento podríamos comprar 3 módulos de tres valores diferentes de 3.000€ cada uno y no hacer nada con los 1.000€ restantes. Si luego ahorramos más, o a través de dividendos cobrados, tenemos disponible otro modulo de 3.000€ ya nos planteamos comprar otro valor diferente.

La segunda manera es comprar desde el primer momento un fondo bien diversificado y no pasar a acciones individuales hasta que tengamos una cantidad que nos permita una verdadera diversificación. O bien empezar a comprar valores individuales pero manteniendo una buena parte de nuestra cartera en ese fondo diversificado.

¿Cuanto valores deben formar una cartera diversificada?

Aquí hay tantas opiniones como inversores, o casi. ¿Con cuantos valores nuestra cartera está bien diversificada y con cuantos valores estaremos excesivamente diversificados?. Tengamos en cuenta que una buena diversificación no se hace comprando por comprar acciones diferentes. Una cartera con 15 valores españoles, por mucho que sean de distintos sectores y tamaños, no estará bien diversificada porque con todos los valores estamos corriendo el mismo riesgo país. Por el contrario una cartera con 10 valores puede estar mejor diversificada si los sectores, mercados …etc. están lo suficientemente descorrelacionados. Por lo tanto el número de valores no es totalmente determinante, a más valores no quiere decir mejor diversificación.

Hay gente que acumula y acumula valores teniendo multitud de acciones diferentes creyendo que así lo están haciendo bien y no es así por varios motivos:

  • Un número excesivo de valores conlleva más gastos (compra/venta) que un número más reducido.
  • Acumular acciones por acumular aumenta la posibilidad de tener acciones bajistas, no elegimos bien nuestros valores solo se compran porque son diferentes.
  • Cuando aciertas en un valor el resultado que repercute en el total de la cartera es menor.
  • A veces es mejor, respecto a los gastos, comprar un fondo referenciado a un índice que muchas acciones de un mismo país (y el riesgo es el mismo)

Es que no merece la pena comprar acciones de Telefónica, Santander, BBVA, Repsol e Iberdrola, si son estos valores los que mueven al Ibex35. Será mejor comprar un producto referenciado al Ibex35 que nos costará menos comisiones. No es buena idea comprar porque si los grandes valores, todos ellos, que mueven el índice.

Hay inversores que consideran que con 10 valores no es necesario diversificar más ya que es suficiente. Yo por ejemplo, soy de la idea de que hay que formar poco a poco la cartera diversificandola con el tiempo. Mi máximo de activos a tener serían 20, ojo digo máximo, en ocasiones puedo considerar que lo mejor es tener 12 o 15, pero no veo las ventajas de tener más de 20 valores. Recuerdo que tener 20 valores significa que cada uno representaría (en una repartición igualitaria) el 5% de nuestra cartera, es decir módulos del 5%. Y la liquidez también la cuento como diversificación, en ocasiones puedo destinar varios módulos del 5% a la liquidez si así se estima oportuno.

Un ejemplo de diversificación podría ser este: 4 o 5 valores europeos, 4 o 5 valores estadounidenses, 3 emisiones de renta fija, fondo de inversión de países emergentes, fondo de inversión de renta fija a largo plazo, fondo de inversión de renta fija a corto plazo y liquidez.