Usar una cuenta demo: ventajas

Hay que simular antes de invertir dinero real.

Desde hace algunos años se ha popularizado entre todos los brokers ofrecer al posible cliente la oportunidad de utilizar su plataforma en modo demo, con dinero ficticio, para que vea las bondades del sistema. Esto es muy común sobre todo en plataformas destinadas a la especulación con CFD’s o derivados, para acciones al contado también se suele ofrecer, pero las posibilidades son pocas.

Normalmente las cuentas demos tienen vigencia durante un tiempo determinado, lo más común es que sean 10/15 días, aunque existe alguna ilimitada. Hay que sacarle el juego a todos los días que nos ofrezcan, no te des de alta hasta que no estés seguro de que vas a poder dedicarle tiempo.

Utilizar una cuenta demo tiene una serie de ventajas que nos ayudaran después cuando pasemos a la operativa real:

– Ver cómo funcionan los mercados. Si eres novato es posible que nunca hayas tenido delante una pantalla con las cotizaciones cambiantes, es más es posible que hasta hace 2 días nunca te habías planteado invertir en bolsa pero ahora estás dispuesto. Las decisiones en caliente, sin pensar, pueden ser malas en la vida cotidiana, pero en la bolsa pueden ser malas y te pueden arruinar. Empieza con una cuenta demo, calma tus ansías de operar pero sin jugarte un euro real, cuando al cabo de un tiempo estés más tranquilo y tu excitación haya disminuido podrás pensar en pasarte a real.

– Familiarizarte con la plataforma. Las plataformas de contratación suelen ser cada vez más simples, ya que el objetivo es captar de cliente a cualquier persona con dinero y que vea la operación como un juego. Esto es un grave error pero es a lo que se tiende. Los brokers quieren que hagamos cuantas más operaciones mejor para generar comisiones. De todas formas es importante ver cómo está diseñada la plataforma y que opciones tiene.

– Ver que servicios te ofrece el broker. Según el broker y el tipo de cuenta que abramos los servicios que nos ofrecen pueden variar significativamente. Algunos te ofrecen tiempo real en el mercado y en el extranjero, otros sólo en el nacional, y otros sólo te facilitan datos con retraso de 15 minutos. Algunos brokers te proporcionan 5 posiciones de profundidad y otros nada. Los gráficos en tiempo real también pueden marcar la diferencia si tu objetivo es hacer trading, cotillea bien la plataforma a ver si te los proporcionan. En definitiva, definiendo tu estilo de inversión es importante utilizar la cuenta demo para ver si el broker colma tus expectativas.

– Probar distintas estrategias. Una estrategia es la mejor amiga de un inversor. Hay tantas estrategias como inversores existen y todas son válidas si consiguen generarnos una rentabilidad positiva. Uno de los grandes atractivos de este mundo es probar nuevas estrategias, ver cómo podemos mejorar poco a poco nuestra operativa y descartar lo que no nos sirva. Es cierto que se puede realizar un backtesting, pero todos sabemos que lo que ha ocurrido en un pasado no tiene porque volver a pasar en un futuro. Una cuenta demo nos ofrece la posibilidad de probar las estrategias en tiempo real y ver su funcionamiento.

– Aprender a realizar un Money Management adecuado. La gestión del capital es una de las cosas más importantes que tenemos que tener en cuenta cuando invertimos. No hay que poner todos los huevos en la misma cesta, pero ¿cuántos huevos pongo en cada cesta? Haz tus experimentos y verás como teniendo un buen money management el riesgo disminuye considerablemente.

– Usar diferentes tipos de órdenes. Existen multitud de órdenes que podemos poner para operar: Limitadas, a mercado, por lo mejor, una orden que se ejecuta sobre otra orden, una orden que se cancela con otra orden, stop a mercado, stop de ganancias, stop de pérdidas, stops dinámicos..etc. Como ves, hay muchas posibilidades y todo dependerá de tu estrategia. Una cuenta demo debe utilizarse para probar todo tipo de órdenes y ver su funcionamiento. Hazme caso, ¡no empieces a experimentar con tipos de ordenes en real, puede salirte muy caro! La cuenta demo es para probar, prueba todo lo que puedas y si no te queda claro el funcionamiento vuelve a probar.

Una cuenta demo es para aprender no importa la rentabilidad que obtengas. No te habrá servido de nada si lo único que haces es apalancarte y ganas muchísimo por pura suerte, te dará arrogancia que es lo último que necesitas a la hora de invertir.