¿Funciona el análisis técnico?

Usar el análisis técnico para invertir.

Hay una lucha encarnizada entre los defensores del análisis fundamental y los del análisis técnico, cada cual cree que su método de inversión es el adecuado y que el otro no tiene especial relevancia. Como sabemos que en la bolsa no hay nada seguro al 100%, las dos maneras de invertir son totalmente validas y pueden proporcionarnos una rentabilidad positiva.

Análisis fundamental o análisis técnico.

Los analistas fundamentales reniegan del análisis técnico porque no creen que el precio se pueda mover respetando unas determinadas figuras en el gráfico. Los fundamentalistas estudian los estados financieros de la empresa, sus ratios, la evolución de sus cuentas para calcular cual es el valor aproximado de una empresa. Si la empresa cotiza por debajo de ese valor será oportunidad de compra ya que el mercado tenderá a valorarla correctamente antes o después. Si está sobrevalorada, ocurrirá lo contrario y será momento de desprenderse de ella. Los movimientos del mercado no pueden ser previstos dado que las manos fuertes y los acontecimientos externos moverán al precio a corto plazo pero no a largo.

Los analistas técnicos piensan lo contrario, las noticias y demás son cosas totalmente accesorias, de hecho muchos analistas técnico ni leen la prensa económica, porque entienden que el precio lo recoge todo: expectativas, rumores, datos, ratios… etc. Lo único que necesita un técnico es un programa informático donde le aparezca un gráfico y donde pueda trazar sus líneas, sus canales, resistencias, suelos… Es decir, un analista técnico no tiene que saber a qué se dedica la empresa de la cual está mirando el gráfico, no tiene ni que saber cómo se llama, si tiene beneficios o pérdidas, si aumentan sus ventas o disminuyen, si su sector está en auge o en declive. Todo eso ya está recogido en el precio y en el volumen y no necesita conocer nada más.

A partir de un gráfico determinará en qué momento del ciclo se encuentra una cotización y fijará unos precios para abrir una operación y un precio para salir, tanto con beneficio como con pérdidas.

El análisis técnico funciona.

Eso es lo que debe pensar mucha gente ya que es muy habitual ver a los inversores (yo el primero) mirar los gráficos y tratar de encontrar la figura que determine hacia donde se va a mover el precio, o un patrón que se vaya a repetir. Los precios no cumplen el análisis técnico por cuestión de magia, los precios no se mueven solos. El análisis técnico determina una serie de parámetros y reglas que están muy extendidas, y son aceptadas, entre todos los inversores del mundo, y por lo tanto al ser seguido por mucha gente hace que funcione en muchas ocasiones y se retroalimenta.

Si una empresa está dentro de un canal lateral entre 15€ y 20€, cuando el precio se aproxima a 15 muchos inversores piensan que es un punto donde tiene que rebotar, entonces compran y provocan ese rebote. Cuando se aproxima a 20€ creen que es una resistencia y es momento de vender, vendiendo hacen que el precio vuelva a bajar y reforzará la resistencia para la próxima vez que se aproxime. No hay ninguna razón mágica que haga que el precio rebote en 15€ y caiga en 20€, las razones son humanas. El uso del análisis técnico mueve los precios a corto plazo y cuanto más los mueve cumpliendo sus reglas más se refuerza. Porque realmente da igual que el análisis técnico funcione simplemente porque la gente crea en él, el caso es que funciona muchas veces y podemos sacar un beneficio.

Canal lateral en L’ORÉAL

Y el análisis técnico se cumple hasta que una mano fuerte considera que el nivel actual no concuerda con la valoración de la empresa. Si cree que está infravalorada entrará con mucha cantidad, hará romper la resistencia con una gran vela, la resistencia ahora se convertirá en soporte y al ver esto los seguidores del análisis técnico comenzarán a comprar haciendo que la cotización suba. El análisis funcionará una vez más.

Si la mano fuerte considera que la empresa está sobrevalorada venderá una gran cantidad de acciones, rompiendo soportes y esto avivará las ventas, el precio se desplomará ya que los pequeñines saldrán asustados. Que las manos fuertes puedan comprar muchas acciones en la resistencia, o vender muchas acciones en el soporte, es debido a que muchos inversores tienen puestas en esas zonas sus órdenes de venta, y compra, por lo que los grandes encuentran la contrapartida necesaria.

¿Entonces uso el análisis técnico?

Pienso que, como en muchas otras cosas, el equilibrio está en el término medio. Nunca recomendaría a nadie invertir en una empresa de la cual no conoce absolutamente nada, a no ser que sea para operar intradía. En el medio plazo si utilizo el análisis técnico y veo si está siguiendo una tendencaa alcista, si es así intento entrar cuando el precio se apoya sobre esa línea de tendencia. Con medio plazo me refiero a operaciones que suelen durar unas semanas o meses, es el estilo de inversión con el que más cómodo me siento. Me puedo equivocar, pero siguiendo el análisis técnico y entrando en zonas de soporte las probabilidades de que la operación salga bien aumentan.

Pero si tu estilo de inversor es el largo plazo es muy importante saber cuales son las cuentas de la empresa, cual es su nivel de deuda, si sus ventas crecen, que pay out destina a dividendos o si su sector es maduro. Así que si queremos mantener una empresa muchos años lo primero es que sus cuentas sean buenas y luego fijarnos en el gráfico para ver si el mercado la está valorando bien o es preferible esperar.

Para operar a largo plazo en análisis técnico sirve para ver la tendencia, si la tendencia a largo es ascendente se puede comprar cuando quieras, no hace falta que te fijes en soportes/resistencias en el corto plazo, la empresa es alcista y si por fundamentales representa una buena inversión no debes demorarlo buscando el punto exacto de entrada. Si la tendencia a largo plazo es bajista, aunque el apartado fundamental sea bueno, espérate a que se empiece a dar la vuelta. No pasa nada por esperar, las acciones no se van a acabar, ya habrá tiempo para entrar.

El analizar un gráfico puede hacer que consigamos comprar una empresa más barata por lo que la rentabilidad acumulada a lo largo de los años es mayor, pero vuelvo a repetir que a largo plazo no es algo determinante.